• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Actualidad

jueves 21 de julio de 2016

Número: 5394

Sin pensárselo dos veces

Un sargento del BHELEME evita una agresión de gravedad a una mujer de Marines (Valencia)

El sargento vive en la localidad de Marines

El sargento vive en la localidad de Marines (Foto:FAMET)

Hay veces que la vida solo nos da una oportunidad para tomar partido y actuar, son momentos en los que una rápida decisión puede resultar crucial. Esta vez el ejemplo es el sargento Daniel Hinojo, destinado en el Batallón de Helicópteros de Emergencia (BHELEME) II —con sede en Bétera (Valencia)—.   Eran las diez de la mañana del 11 de julio y se encontraba tranquilamente en su casa (en la localidad valenciana de Marines) cuando escucho unos gritos que le llevaron a asomarse por la ventana: contempló una escena de violencia en la que una joven de 19 años, llorando y muy nerviosa, metía a su hermano menor en el vehículo de su madre; ella, al verle, le pidió ayuda (son vecinos pero sin mucho trato). El padre, que se encontraba con síntomas de embriaguez, forcejeaba con la madre, quien pretendía irse con sus hijos, y la sujetó por el cuello. El sargento Hinojo, que se había acercado a la zona,  llamó a la Guardia Civil y, tras alejar a los jóvenes del lugar (que se fueron a casa de unos amigos), intentó tranquilizar al agresor en la medida de lo posible.  Aun consciente de que podía haber resultado herido, como en otros casos de mediación, comenta: “Yo fui con intención de calmar los ánimos”.

Tras la aparición de la Benemérita y la detención del hombre, el militar acompañó a la mujer al centro médico, donde fue atendida de las agresiones físicas y del ataque de ansiedad que sufría. “Sé que hay que contar con un parte médico para poder tramitar la denuncia”, explica el sargento. Más tarde la trasladó al puesto de la Guardia Civil para iniciar el procedimiento de denuncia y la petición de la orden de alejamiento. “Cualquiera hubiera hecho lo mismo en mi lugar”, añade, quitándole hierro al asunto. No lo sabemos, pero sí que su actuación evitó una agresión más grave, y la familia así se lo ha reconocido y agradecido.