• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

  • Inicio
  • Actualidad
  • Los nuevos oficiales del Ejército y la Guardia Civil reciben sus Reales Despachos

Actualidad

jueves 11 de julio de 2019

Número: 7504

Los nuevos oficiales del Ejército y la Guardia Civil reciben sus Reales Despachos

Entrega de despachos a los primeros de la promoción

Entrega de despachos a los primeros de la promoción

El Rey tras su llegada al Centro de Enseñanza

El Rey tras su llegada al Centro de Enseñanza

Gorras al aire tras finalizar el acto

Gorras al aire tras finalizar el acto

Un total de 406 nuevos oficiales del Ejército –2 de ellos de Jordania– y la Guardia Civil recibieron el 10 de julio sus Reales Despachos en la Academia General Militar de Zaragoza en presencia de Su Majestad el Rey Felipe VI, que presidió el acto.

Le acompañaron en la ceremonia el presidente de Aragón, Javier Lambán; el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de ejército Francisco J. Varela; y el subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre, entre otras autoridades civiles y militares.

Don Felipe entregó los despachos y condecoró a los cuatro mejores expedientes de la promoción del Cuerpo General del Ejército de Tierra —tenientes Echeverría, López, Enríquez y Sellés—; del Cuerpo de Intendencia —teniente San Clemente—; y de la Guardia Civil —teniente De la Peña—.

Una vez finalizada la entrega a todos los nuevos oficiales, el director del centro, general Carlos J. Melero, se dirigió a todos ellos para animarles a estar siempre «preparados para servir, con iniciativa y capacidad de decisión», así como a «mantener siempre la ilusión» con la que iniciaron su carrera castrense. También les instó a ser ejemplares en sus destinos, para ganarse así la confianza y respeto de aquéllos a los que tendrán a su mando.

A continuación, tuvo lugar el Homenaje a los que dieron su vida por España, la interpretación del Himno de la Academia y el desfile militar. Después, don Felipe dio la orden de romper filas y los nuevos oficiales lanzaron todos a la vez sus gorras al aire, como es tradición.