• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • print
Formulario de Búsqueda
Spanish army
Ministry of Defence
Spanish army

Ejército de Tierra

Coat of arms of the Operational Logistic Force

Operational Logistics Force (FLO)

News

Friday, April 29, 2016

Number: 58

Homenaje BRISAN a los que dieron su vida por España en el 400 Aniversario de la muerte de Miguel de CERVANTES

Memoria al hidalgo, soldado e hijo del ¿cirujano? Don Rodrigo de CERVANTES

Gnral. de Brigada (MED) Manuel José Guiote Linares

Gnral. de Brigada (MED) Manuel José Guiote Linares

La Autoridad pasando revista a las tropas

La Autoridad pasando revista a las tropas

Rindiendo honores a los Caidos por La Patria

Rindiendo honores a los Caidos por La Patria

 

El viernes, día veintidós de abril, tuvo lugar en el Acuartelamiento General Arteaga, un sencillo acto de Homenaje a los que dieron su vida por España donde se ha recordado al universal escritor e insigne soldado español, Don Miguel de CERVANTES SAAVEDRA, de cuya muerte se cumplen en esta fecha, cuatrocientos años.

Durante el mismo, el relator de la Agrupación de Hospital de Campaña, Unidad a la que la BRISAN encomendó la organización del acto militar, dirigió institucionalmente unas palabras a los presentes en su recuerdo como Efemérides.

Para poder contar además con un valor añadido a una vida digna del mejor guion, no es hora en este recuerdo de dejar pasar por alto que este gran literato, fue educado dentro de su ambiente familiar, donde su padre ejercía como cirujano y sangrador, honor y ventura que le venía de familia; el padre de su madre, a la sazón, el abuelo de don Miguel, era un reputado médico cordobés.

Su padre, el cirujano don Rodrigo de Cervantes se encargaba de las prácticas curativas más elementales, tales como sangrías, curas de urgencia, suturas menores, reducciones de torceduras y dislocamientos, labores que por entonces rivalizaban con las que también llevaban a cabo personas de otro gremio hermano como era el denominado “de los barberos”.

Fue entonces que don Miguel de Cervantes, conocedor de las artes del gremio de sangradores y cirujanos, y debido a las graves penurias que su padre tuvo que soportar, obligando a la familia a traslados efímeros a Valladolid y otros lugares debido a que en Alcalá a duras penas mantenía una exigua clientela por sobreabundancia de todos los alumnos rebotados de las aulas de su Universidad, que ejercían a su vez la medicina en la ciudad; buscara su propia fortuna, puesto que la inestabilidad familiar y los vaivenes azarosos de su padre determinaron sin duda alguna que su formación intelectual, aunque extensa, fuera en todo caso, más bien improvisada.

De ahí Don Miguel sale de España y el resto es lo ya bien conocido, su ingreso en la milicia en la compañía de Don Diego de Urbina, su participación en Lepanto, su vida de guarnición en Cerdeña, Lombardía, Nápoles y Sicilia, su apresamiento por piratas turcos, su venta como esclavo en Argel, y de ahí una vez pagado su rescate, vuelve a España,…. y de todos estos “caldos” procedentes del destino, emerge una a una la abigarrada obra literaria, que culmina con el universal: “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”.

En fin, por entonces, el autor de esta obra maestra era un hombre enjuto, delgado, de unos cincuenta y ocho años, tolerante con su turbulenta familia, poco hábil para ganar dinero, pusilánime en tiempos de paz y decidido en los de guerra. La fama fue a todas luces merecida e inmediata, pero los efectos económicos apenas se hicieron notar.

Al revés que sus personajes, y siguiendo los avatares de su padre, el cirujano, Don Rodrigo, nuestro Miguel de Cervantes no pudo escapar nunca de su destino de hidalgo, soldado y pobre.