• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • print
Formulario de Búsqueda
Spanish Army
Ministry of Defence
Spanish Army

Ejército de Tierra

ESCUDO DE LA COMGEMEL

Melilla General Command

News

Tuesday, June 13, 2017

Number: 030

¿Conoces a Bernardo de Gálvez?

TG. Bernardo de Gálvez

TG. Bernardo de Gálvez

TG. Bernardo de Gálvez

Imagen de Batalla

Bernardo, nacido en 1746, fue hijo de Matías de Gálvez y Gallardo. Matías, con sus otros tres hermanos José, Miguel y Antonio, se criaron en Macharaviaya, pequeño pueblo de la Axarquía malagueña. Tras el temprano fallecimiento de su padre tuvieron que guardar ganado y cultivar la viña. Pero dotados de una inteligencia y una laboriosidad excepcionales llegaron a alcanzar relevantes puestos en la gobernación de España durante el reinado de Carlos III en último tercio del siglo XVIII. José, licenciado en Leyes en Salamanca, llegó a ser Ministro Universal de Indias, es decir responsable de todos los ramos de la Administración en los dominios españoles. Miguel, licenciado en Leyes en Alcalá (¿), fue Auditor del Ejército, Consejero de Guerra e inmediato colaborador de su hermano José. Tras la muerte de éste desempeñó el cargo de Embajador en Prusia y posteriormente en Rusia. Matías, padre de Bernardo, siguió la carrera militar, y por sus decisivos triunfos sobre las tropas británicas en Centroamérica alcanzó el empleo de Teniente General. Falleció siendo Virrey de Nueva España.

Desde muy joven Bernardo sintió la vocación militar, transmitida por su padre. El primer hecho de armas en el que participó fue la guerra contra Portugal en 1762, alistado como cadete en un regimiento francés, con el después que pasó a Francia, en donde se formó durante 7 años. En 1769 llegó a Nueva España, ya con el empleo de teniente y allí mandó tres campañas contra los apaches, cuyas sangrientas correrías masacraban las poblaciones mexicanas en las Provincias Internas, cuya capital era Chihuahua. En ellas recibió tres heridas de flecha y dos lanzazos. Posteriormente participó en la expedición contra Argel al mando de una compañía del regimiento de Sevilla, resultando gravemente herido por bala de fusil en su pierna derecha. Ascendió por méritos de guerra a teniente coronel.

En 1776 alcanzó el grado de coronel y se le confirió el mando del regimiento fijo de Luisiana, junto con el cargo de gobernador de aquella provincia española, con capital en Nueva Orleans. El día 4 de julio de aquel mismo año un grupo de colonos ingleses, exasperados por la tiranía británica, declaró la Independencia de las 13 colonias que ocupaban la fachada atlántica de Norteamérica, en la que también poseían el Canadá francés y las dos Floridas españolas, conseguidas tras la guerra de los siete años. Tras tomar posesión de ambos cargos, sucediendo al general Unzaga, también malagueño, comenzó para Gálvez un delicadísimo período ante las apetencias del Reino Unido de conquistar Luisiana y expandirse hacia el virreinato de Nueva España, atravesando el Misisipí, para cuya defensa no contaba más que con batallón del citado regimiento. Gálvez, en cumplimiento de las instrucciones recibidas, apoyó secretamente a los patriotas y vehiculizó la ayuda que España y Francia prestaron: fusiles, cañones, bayonetas, pólvora, mantas, uniformes, quina… y dinero, prestado a Oliver Pollock, comerciante de origen irlandés y agente del Congreso norteamericano en Luisiana.

Tras la renovación del pacto de familia entre los Borbones España se unió a Francia y declaró la guerra al Reino Unido en 1779. Casi inmediatamente Gálvez, ya ascendido a brigadier, inició las hostilidades contra el enemigo y tras superar los efectos de un huracán logró rehacer su expedición y conquistó al asalto Manchac y Baton Rouge. Natchez se rindió a los pocos días y con ello los ingleses perdieron el dominio sobre el curso inferior del Misisipí. Al siguiente año, luego de superar serias inclemencias meteorológicas, conquistó el fuerte Charlotte en La Mobila. Y ya en 1781, tras una expedición fallida por otro huracán, logró desembarcar en la isla de Santa Rosa con el objetivo de conquistar Panzacola, capital de la Florida Occidental, el único bastión que le quedaba a los ingleses en el Golfo de México. Para superar el grave conflicto que planteó el jefe de la flota de apoyo, Bernardo de Gálvez protagonizó la gesta de cruzar bajo el fuego de la artillería británica el canal de acceso a Panzacola a bordo de su bergantín Galveztown (un regalo de los patriotas norteamericanos) con el que alcanzó la gloria y la fama. Tras un duro asedio, en el que Gálvez recibió dos heridas, Panzacola se rindió el día 8 de mayo de 1781. En reconocimiento a tan resonantes victorias el rey Carlos III le concedió el ascenso a teniente general y el título de conde de Gálvez, con el mote YO SOLO para su blasón, en recuerdo de la gesta de Panzacola.

Entretanto Matías de Gálvez desarrolló varias campañas contra los ingleses en Centroamérica, consiguiendo vencerlos en todas y evitando así que al ocupar el istmo que une ambas Américas cortaran en dos los dominios españoles en el nuevo Mundo. En recompensa a sus éxitos alcanzó el empleo de teniente general y poco después fue nombrado virrey de Nueva España, en cuyo cargo falleció el año 1784. La última gran actuación de Bernardo de Gálvez durante la guerra fue -junto con el capitán Francisco de Saavedra, enviado especial de José de Gálvez, ministro de Indias, y con plenos poderes- aportar el dinero que la flota y las tropas francesas necesitaban para afrontar la campaña planteada por Washington y Rochambeau contra los ingleses, que fue aprobada por España y Francia. Sin la crucial ayuda de España Estados Unidos nunca hubiera conseguido ganar la decisiva batalla de Yorktown.

Bernardo de Gálvez regresó a la península como un gran héroe. Pero al poco regresó a América nombrado capitán general de Cuba e inspector de todas las tropas españolas. Coincidiendo con su llegada falleció su padre, y a los tres meses fue nombrado para sucederle como virrey de Nueva España. Su mandato fue muy breve: apenas año y medio. Pero el pueblo pudo comprobar que el gran héroe era además una persona excepcional. Para resolver la gravísima carestía provocada por unas tempranas heladas creó comedores populares, organizó el suministro al pueblo de trigo y maíz, convenciendo a los potentados para que aportaran el dinero necesario, y hasta contribuyó con la herencia que su padre le dejó a tan humanitaria tarea. El día 30 de noviembre de 1786, minado por una crónica enfermedad que había contraído nueve años antes en Nueva Orleans, falleció en Tacubaya, entonces situada en las afueras de la capital mexicana.

Para recuperar la olvidada memoria de este insigne militar y gobernante español, tras siete años de trabajo previo desarrollado por dos investigadores malagueños, la Asociación Bernardo de Gálvez comenzó su labor de difundir la limpia y excepcional trayectoria de este gran y desconocido héroe. Directa consecuencia de ello ha sido que su retrato esté colgado hoy en el Capitolio, que recibiera el nombramiento de Ciudadano Honorario de Estados Unidos, que el 28 de febrero recibirá el nombramiento de Hijo Predilecto de Andalucía y que el Congreso de los Diputados haya aprobado una Proposición no de Ley para que el Gobierno de España acometa cuantas acciones considere convenientes para terminar de recuperar a quien fue un ejemplo como persona dotada de excepcionales cualidades humanas, como eficaz y honrado gobernante y como militar que sirvió con fidelidad y heroísmo a su Patria.

Si quiere saber más ... www.yosolo.org