• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • inprimatu
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo MADOC

Mando de Adiestramiento y Doctrina

Berriak

miércoles 25 de noviembre de 2015

Zenbakia: 71

Mando de Adiestramiento y Doctrina.

Nueva convocatoria del Premio de Investigación Hernán Pérez del Pulgar.

El Teniente Coronel Adán García premiado en la XV convocatoria.

El Teniente Coronel Adán García premiado en la XV convocatoria.

Mesa presidencial durante el anuncio de la XVI convocatoria del Premio de Investigación.

Mesa presidencial durante el anuncio de la XVI convocatoria del Premio de Investigación.

El Jefe del MADOC señala la importancia de la enseñanza, la investigación y la continua preparación.

El Jefe del MADOC señala la importancia de la enseñanza, la investigación y la continua preparación.

 El 23 de noviembre, en el Salón del Trono de Capitanía General, tuvo lugar el acto de presentación del Premio Hernán Pérez del Pulgar en su XVI convocatoria. Este premio fue instituido por la Real Maestranza de Caballería de Granada, para fomentar la investigación y recompensar la calidad de los trabajos que tratan directa o indirectamente las acciones del apoyo a la preparación y los nuevos escenarios operativos. La Real Maestranza de Caballería de Granada es una Corporación nobiliaria que data de 1686 y que tiene entre sus fines el servicio a la Corona, la promoción de actividades culturales y sociales y las acciones benéficas. Está integrada por parte de los linajes más ilustres de España, siendo los Caballeros Maestrantes los que confieren sentido a la Institución con su prestigio, actividad y ejemplo de ciudadanía. El premio, dotado con 3000 euros, está abierto al personal militar perteneciente al Ejército de Tierra y Cuerpos Comunes destinados en su estructura. Su convocatoria es publicada en el BOD y en la última edición concurrieron 11 trabajos de diversa temática y que comprendían aspectos doctrinales, de organización, jurídicos, psicosociales, estratégicos, comunicación pública y preparación de la fuerza.
La apertura corrió a cargo del Teniente General D. José Carrasco Gabaldón, Jefe del MADOC, quien subrayó que el premio constituye un estímulo para el Ejército de Tierra al sembrar la inquietud intelectual indispensable para dar respuesta a los continuos desafíos. El Jefe del MADOC, en su intervención, señaló que los conflictos contemporáneos se diferencian de los anteriores por afectarles las consecuencias de la globalización,  interconexión de factores y actores, y adaptación a la incertidumbre del entorno. El Teniente General Carrasco añadió que esta incertidumbre y rapidez con que suceden los acontecimientos son el mayor reto y es donde la prospectiva militar debe ser eficaz para tener ventaja en el entorno estratégico.
El Teniente de SM el Rey en la Real Maestranza de Caballería de Granada, D. Ramón Uribe y Contreras, que habló a continuación, felicitó a todos por la consolidación del premio y señaló la importancia de la relación de la ciudadanía con los ejércitos, objeto de la fructífera colaboración de la Maestranza con el MADOC a lo largo de los últimos 16 años. También resaltó la calidad, la plena actualidad y el interés de los trabajos.
La Secretaría General del MADOC hizo pública la convocatoria para el año 2015 y presentó el cartel de la nueva edición del premio, consistente en un episodio de la Guerra de la Independencia pintado por Augusto Ferrer-Dalmau, glosando al mismo tiempo la figura del general Andrés Pérez de Herrasti, heroico defensor de Ciudad Rodrigo.
La parte más significativa del acto estuvo enmarcada en una exposición del trabajo premiado en la XV convocatoria y que lleva por título “Los cuarteles generales terrestres al mando de un teatro de operaciones: un desafío doctrinal”, y cuyo autor es el teniente coronel de Artillería D. José Adán García. En sus palabras, el teniente coronel Adán resumió las necesarias adaptaciones y cambios en los cuarteles generales para hacer frente a los próximos conflictos, describiendo las capacidades que deberían adquirir con arreglo a los requisitos de los nuevos escenarios doctrinales dominados por la globalidad, la indefinición de las fronteras y con el inexistente marco legal del enemigo insurgente, y donde las campañas terrestres tendrán un  número de nuevos actores influyendo en las operaciones. Esos cuarteles generales, para ser capaces de planear y conducir estas operaciones en un nivel difuso entre el operacional y el táctico, deberán añadir a las capacidades tradicionales, las de seguridad y orden público, poder facilitar la normalización política, ser soporte de infraestructuras, tareas de desmilitarización, control de refugiados, movimientos de población y el análisis de miles de datos, entre otras. Entre las implicaciones, el teniente coronel señaló la necesidad de nuevas funciones para los cuarteles generales y la transparencia en los procesos de tomas de decisiones, condicionados por la opinión pública. Los medios personales y materiales deberán satisfacer un amplio abanico de necesidades imponiéndose una alta preparación y cualificación del personal, que deberá ser más imaginativo y flexible.