• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • inprimatu
Formulario de Búsqueda
Lurreko Armada
Ministerio de Defensa
Lurreko Armada

Ejército de Tierra

Fachada Principal

ACADEMIA DE INFANTERIA

Berriak

lunes 15 de diciembre de 2014

Zenbakia: 141215

Bernardo de Gálvez, un infante español en el Capitolio

Retrato Bernardo de Gálvez

Retrato Bernardo de Gálvez

Estatua ecuestre de Bernardo de Gálvez en Washington

Estatua ecuestre de Bernardo de Gálvez en Washington

El retrato de Bernardo de Gálvez cuelga desde el pasado martes 9 de diciembre en el Senado de los Estados Unidos de América, dentro del complejo del Capitolio, en Washington.
Era una deuda que había adquirido el Congreso americano, que ya en 1783 resolvió que el retrato de este militar español se expusiera en el Capitolio, en reconocimiento a sus acciones en las batallas de Mobile, Alabama y Pensacola, que fueron clave en la victoria del ejército de los Estados Unidos, frente a los británicos, que culminó con la independencia americana.
Bernardo de Gálvez y Madrid nació en Macharaviaya (Málaga) en 1746 y con solo 16 años se alistó voluntario al Regimiento de Infantería francés Royal Cantabrie, que había llegado a España para luchar junto al Ejército español contra Portugal, alcanzando el empleo de subteniente, por méritos de guerra.
En 1769 fue destinado, con el empleo de capitán, al batallón del Regimiento de la Corona de Nueva España, en Chihuahua.
En 1775 fue destinado a la Academia Militar de Infantería y Caballería de Ávila. En ese mismo año interviene en la expedición contra los piratas en Argel, donde resulta gravemente herido por bala de fusil.
Tras su regreso a España es ascendido a teniente coronel, y pocos meses después, en julio de 1776, es nombrado coronel del Regimiento Fijo de la Luisiana y gobernador de dicha provincia, con capital en Nueva Orleans, donde llegó en 1777. El año anterior se había producido la rebelión de las trece colonias contra los británicos.
La ayuda de España y Francia fue decisiva para que los norteamericanos alcanzaran su independencia, convirtiéndose en la primera democracia de la historia actual.
Bernardo de Gálvez luce en su escudo «Yo solo», un lema que el rey Carlos III le concedió el mismo día que le otorgó el título de Conde de Gálvez. Hace mención a la conquista de Pensacola, en la costa de Luisiana. Cuando la flota comandada por José Calvo no se atrevía a pasar frente a las baterías británicas que guardaban la ciudad, Gálvez, a bordo del «Galveston» pasó, provocando la caída del bastión inglés de la Florida.
Bernardo de Gálvez es un genuino héroe español y americano. Lucho contra los apaches, aseguró el dominio español en el Caribe, conquistó ciudades y las gobernó, manteniendo a raya a los británicos en la cuenca del Mississippi. Tejió una red de espías con la que fue desarbolando las defensas inglesas y fue un estadista de su tiempo, la ilustración, cultivando las artes y la diplomacia, además de su condición políglota.
El Senado de los Estados Unidos de América se ha sumado al Congreso y ha resuelto conceder a este infante Español el título de Ciudadano Honorario, máxima distinción que se concede a un extranjero y que ostentan, entre otros, Winston Churchill y la madre Teresa de Calcuta.
Esta iniciativa, respaldada por la Diputación de Málaga, hay que agradecérsela a la estadounidense de origen español, Teresa Valcarce, que la ha promovido, y al historiador Manuel Olmedo, que descubrió la carta a Bernardo de Gálvez, en la que se le solicitaba un retrato para su ubicación en el Capitolio.
El autor del retrato es Carlos Monserrate, único español con un cuadro en el Capitolio.