• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Operación India-Mike

El 4/10/92 se alcanzó en Roma un acuerdo de paz entre el Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO), en el Gobierno, y la Resistencia Nacional Mozambiqueña (RENAMO).

Como consecuencia, de acuerdo con la Resolución 797/92, se aprobó una operación de gran envergadura (7.500-8.000 hombres) en la que la participación española máxima fue de 21 observadores militares y 50 guardias civiles. Tras las elecciones de noviembre (26 y 27) de 1994, se constituyó un nuevo gobierno y se dió por finalizada la operación, que en líneas generales ha constituido uno de los mayores éxitos de las Naciones Unidas.

Las lluvias torrenciales asolaron Mozambique durante el mes de febrero de 2000, causando centenares de muertos y 350.000 desplazados, con una situación de catástrofe generalizada en el país africano. Un millón y medio de personas quedaron a merced de las aguas desbordadas. A este primer balance se sumaba un peligro tan amenazador como las riadas: las epidemias

Los primeros casos de cólera no tardaron en hacer su aparición, propiciados por la ausencia de agua potable, y la zona se convirtió en un foco de difusión de otras enfermedades, como la malaria. Igualmente, la escasez de alimentos agravaba la situación de los habitantes del maltrecho país africano.

El 5 de marzo el Ministerio de Defensa puso en marcha la operación India-Mike para prestar ayuda humanitaria a los damnificados.

Una Unidad de Asistencia Sanitaria y personal de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra partió hacia Mozambique a bordo de un Boeing 707 del Ejército del Aire, mientras que un avión de alta capacidad transportó en sus bodegas dos helicópteros del Servicio de Búsqueda y Salvamento y otro de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) para el rescate y evacuación de personas y para facilitar apoyo aéreo a la Unidad de Sanidad.

Además, tres aviones Hércules C-130 del EA aterrizaron en el continente negro con equipamiento médico y militar del contingente español. El 6 de abril el contingente regresaba a España.