• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Operación Provide Comfort

La Operación Provide Comfort se puso en marcha al concluir la Guerra del Golfo. España envió a la zona un contingente formado por la Agrupación Táctica "Alcalá", integrada por una Bandera paracaidista y personal de ingenieros de la BRIPAC, una Agrupación de helicópteros de las FAMET, el Escalón Médico Avanzado del Hospital Militar de Sevilla, una unidad de zapadores pertenecientes al Mando de Ingenieros, una Sección del Regimiento de Transmisiones Tácticas núm. 21, un destacamento de la Agrupación de Abastecimiento núm. 1, y otro personal en diversas organizaciones de mando.

El total de hombres enviado por España ascendió a 635. Como apoyo a los mismos, se enviaron también 7 helicópteros, 80 vehículos todo terreno, 31 remolques, 18 motos y 5 máquinas excavadoras.

Las misiones asignadas a las fuerzas españolas fueron: el transporte de refugiados, la construcción y organización de campos de refugiados, la instalación y manipulación de un hospital de campaña, la prestación de seguridad a instalaciones y la distribución de ayuda humanitaria procedente de España.
 

Una muestra del apoyo prestado lo constituyen las más de 110 Tm de alimentos distribuidas, o las 560 Tm de ropa y calzado, la tonelada de productos farmacéuticos entregada y las más de 150 Tm de diverso material que fueron usadas para aliviar las carencias de la población kurda iraquí en Zakho. La tragedia del pueblo kurdo iraquí conmovió a la opinión pública mundial.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a través de la Resolución 688, de 5 de abril de 1.991, hizo un "llamamiento a todos los Estados miembros y a todas las organizaciones humanitarias para que contribuyan a las actividades de socorro" en favor de la población kurda iraquí.

Esa misma semana, el Consejo Europeo concedió una ayuda de 20.000 millones de pesetas y propuesto la creación de un enclave kurdo iraquí en el norte de Irak donde se garantizase la seguridad de los que a él se acogieran.

España se sumó a la ayuda internacional, y el Gobierno tomó la decisión de prestar apoyo y protección a los refugiados. El Ministerio de Defensa puso en marcha los preparativos para enviar a Irak un contingente del Ejército de Tierra.

Mediante la Directiva Ministerial 37/91 se definió el volumen de la fuerza terrestre para colaborar en la construcción de campos de refugiados, prestar asistencia sanitaria en casos de urgencia, y garantizar al mismo tiempo la seguridad de las tropas españolas allí desplegadas.

Nació así la Agrupación Táctica "Alcalá", que comenzaría su misión el 26 de abril de 1.991 y la terminaría el 24 de junio de ese mismo año, aunque una Bandera de la Brigada Paracaidista continuaría en el territorio, encuadrada en las fuerzas multinacionales, hasta el mes de julio de ese mismo año.