• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

UNIDAD DE REPATRIACIÓN

Primer contingente militar constituido “ex profeso” para materializar el repliegue logístico de una gran base militar fuera de las fronteras españolas, la Unidad de Repatriación se constituyó en Mostar el 10 de mayo de 2007, exclusivamente con personal del Ejército de Tierra. Organizada por la Fuerza Logística Operativa con sede en A Coruña y bajo las ordenes directas del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, todos y cada uno de los cuadros de mandos y tropa que la conformaron fueron seleccionados por conjugar sus cualidades humanas con su buen saber hacer profesional.

Al mando del teniente coronel Juan Antonio Pons Alcoy, la Unidad de Repatriación estaba integrada por 140 militares organizados del siguiente modo: la Unidad Logística de Repatriación, constituida por militares voluntarios de la Agrupación de Apoyo Logístico 21 de Sevilla y 31 de Paterna (Valencia); y por la Unidad de Apoyo al Repliegue, formada por voluntarios de los Regimientos de Ingenieros de Salamanca y Burgos.

Junto a ellos, personal de los Cuerpos Jurídico, de Intervención y de Intendencia, así como técnicos en telecomunicaciones del Mando de Artillería de Costa (Cádiz), responsables de mantener el enlace con el Centro de Control de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa y el Cuartel General del Ejército, ambos en Madrid.

Herederos directos de la SPFOR XXX, los Ingenieros de Burgos y Salamanca se dedicaron a desmontar y rehabilitar los centenares de contenedores de vida. Los logistas de Sevilla y Valencia se esforzaron en recoger, embalar y documentar los equipos de telecomunicaciones y todo el material ─ordenadores, material sanitario, munición, armamento, repuestos, lavandería, etc.─ y el casi un centenar de vehículos que han permitido que más de 30.000 militares españoles hayan patrullado día y noche, desde noviembre de 1992, para devolver la tranquilidad y la armonía al pueblo de Bosnia-Herzegovina.

El primer gran reto al que se enfrentó la Unidad de Repatriación fue el embarque en el buque “Toucan” de nada menos que 218 contenedores de vida, 29 contenedores de carga y 55 vehículos, además de 30 contenedores “de ablución” de aseo personal. Un segundo y último barco, el “Eclipse”, partió el 20 de junio del puerto de Ploce con los últimos 400 contenedores y 40 vehículos ligeros y pesados.

La repatriación del personal se efectuó escalonadamente por vía aérea a partir de finales de mayo. Un contingente de 60 militares procedió a ultimar la entrega de las infraestructuras permanentes y no plegables ubicadas en la base. El 26 de junio se arrió con todos honores la última bandera española que ondeaba en la Plaza de España de base “Europa” y, el 28 de junio de 2007, los últimos integrantes de la Unidad de Repatriación partieron de Mostar y regresaron a España. El repliegue del Ejército español de Mostar se enmarca dentro de la progresiva disminución de la presencia militar de las fuerzas de la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina.