• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes del Boletín de Tierra

lunes 23 de noviembre de 2015

Número: 4713

Paracaidistas y personal de Operaciones Especiales, especializados en infiltración paracaidista a alta cota

Saltadores experimentados en apertura manual de la Brigada Paracaidista (BRIPAC) y del Mando de Operaciones Especiales (MOE) han participado en un curso de lanzamientos HALO-HAHO —el primero que se realiza de estas características—, del 3 al 13 del noviembre, que les ha especializado en infiltración paracaidista a alta cota (gran altitud).

Los concurrentes han debido acreditar haber realizado 75 saltos y ser aptos en un reconocimiento médico pasado en el Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial para ser admitidos en este curso impartido por personal de la Unidad de Lanzamiento Paracaidista (ULANPAC) del Grupo Logístico Paracaidista VI.

La primera semana, que se realizó en las instalaciones de la ULANPAC, se ha dedicado a la formación teórica, en la que ha destacado la parte dedicada a los vuelos simulados. En estas sesiones, los saltadores totalmente equipados para el salto, repasaron los procedimientos que realizarían dentro del avión, simulando las posibles incidencias que se pueden encontrar en una situación real. Esta fase terminó con un examen de los conocimientos adquiridos.

Descripción de foto

Salto realizado durante el curso (Foto:BRIPAC)

En la segunda semana, totalmente práctica —desarrollada en la Base Aérea de León—, se han ejecutado ocho lanzamientos a alta cota con empleo de equipos de oxígeno. Progresivamente, se fue subiendo la altitud de lanzamiento desde los 18.000 pies (6.000 metros) hasta los 24.500 pies (8.000 metros) y se alternaron las dos modalidades de lanzamientos HALO y HAHO.

En la modalidad HALO el saltador sale del avión a gran altura y, después de una caída libre, abre el paracaídas a 5.000 pies (1.500 metros), próximo a la zona elegida para la toma. En esta modalidad el saltador sufre durante el salto un cambio de presión muy elevado. En la modalidad HAHO, por su parte, la apertura del paracaídas se realiza justo al salir del avión y permite al saltador navegar grandes distancias hasta la zona de toma. Durante el tiempo de vuelo, que puede ser de hasta 30 minutos, el saltador sufre bajas temperaturas, en torno a los -20ºC. Para ello porta un equipo especial para el frío.