• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes del Boletín de Tierra

martes 11 de diciembre de 2018

Número: 7049

Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre

Los infantes celebran su patrona

Entrega del Premio "Gran Capitán" en la Academia de Infantería

Formación en la Academia de Infantería

Formación en la Academia de Infantería

El JEME entrega la espada al teniente general

El JEME entrega la espada al teniente general

Revista a la Fuerza en la base "General Menacho"

Revista a la Fuerza en la base "General Menacho"

Las unidades de Infantería han celebrado el 8 de diciembre la festividad de su patrona, Inmaculada Concepción, con diversos actos en toda la geografía española. La Inmaculada también es patrona del Cuerpo Jurídico Militar y de los capellanes castrenses.

A la parada militar celebrada en la Academia de Infantería (Toledo) asistieron cerca de 4.000 personas. Al acto, presidido por el Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), general de ejército Francisco Javier Varela Salas, asistió, entre otras autoridades, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Otro ejemplo de actos celebrados fue el llevado a cabo en la base “General Menacho”, en Bótoa (Badajoz), sede de la Brigada “Extremadura” XI, que bajo la presidencia del jefe de la Unidad contó con la presencia de la subdelegada del Gobierno en Extremadura y del alcalde de Badajoz, entre otras autoridades.

Premio “Gran Capitán”

El teniente general César Muro Benayas recibió de manos del JEME, la espada que simboliza el Premio “Gran Capitán” en el acto celebrado el 8 de diciembre en la plaza de Armas del Centro de Enseñanza toledano.

Este premio conmemora la victoria de Garellano, ocurrida el 29 de diciembre de 1503, por las tropas españolas al mando del general Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán”. Se instituyó para recompensar de forma relevante a los militares de Infantería, que sobresalgan de forma excepcional por sus virtudes militares y capacidad profesional acreditadas por su prestigio, constante disponibilidad, dedicación y eficacia en el servicio, al tiempo que sirve de estímulo y satisfacción general de los componentes del Ejército de Tierra.