• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes del Boletín de Tierra

martes 8 de enero de 2019

Número: 7079

El Castillo de San Carlos se prepara para ofrecer una nueva cara

Obras en el Baluarte suroeste Castillo San Carlos

Obras en el Baluarte suroeste Castillo San Carlos

Los visitantes del Castillo de San Carlos de Palma de Mallorca gozarán de una perspectiva completamente nueva tanto de la fortaleza como de la bahía de Palma una vez que finalicen las labores de restauración de su baluarte suroeste, próximos a culminar tras meses de trabajo en los que el Ejército ha colaborado a través del Destacamento de Obras de Palma de la Comandancia de Obras nº 3.

La rehabilitación del baluarte ha sido necesaria porque sus restos se encontraban muy dañados por la demolición parcial que sufrió a finales del siglo XIX, la colocación de nuevos cañones para la defensa de la Bahía de Palma y la construcción de un talud de protección que dejó el baluarte en gran parte sepultado.

Los trabajos del Destacamento de Obras se centran en su consolidación estructural, que ha requerido levantar un refuerzo para evitar desprendimientos y proteger la muralla de la entrada de agua. Su construcción se hace siguiendo la misma estereotomía (técnica de tallaje de las piedras) que se utilizó en los muros que se conservan y según los planos de 1887, con los sillares que se localizan en la base del baluarte y con una mezcla de áridos de la zona con fragmentos de roca de mayor tamaño y cal, sin que haya sido necesario traer material de otros lugares para ello.

En la rehabilitación ha quedado al descubierto un tramo del antiguo foso, en la cubierta de los almacenes ha aparecido un suelo de piedra del siglo XIX y ha aflorado el lado menor del baluarte que permanecía oculto, lo que ahora permite apreciar la planta completa desde el cielo.

Catalogado como Bien de Interés Cultural, el Castillo de San Carlos es una de las joyas patrimoniales del archipiélago balear al ser el único ejemplar de planta abaluartada. En la actualidad alberga el Museo Histórico Militar de San Carlos y es gestionado por un consorcio en el que participan el Ministerio de Defensa, el Gobierno de Islas Baleares, el Consell Insular y el Ayuntamiento de Palma.