• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes del Boletín de Tierra

miércoles 6 de febrero de 2019

Número: 7137

Una capitán auxilia a una mujer que sufrió un accidente en la A-2

Una capitán prestó auxilió a un accidente

Una capitán prestó auxilió a un accidente

El 31 de enero, la capitán acababa de terminar la jornada laboral y se dirigía en el coche hacia su casa por la A-2. Al tomar el desvío de Alcalá de Henares (Madrid) para repostar en una gasolinera, vio que el camión hormigonera que iba delante de su automóvil ralentizó la marcha. “Pensé que habría pasado algo, porque era muy raro que redujera la velocidad, así que yo le imité”.

De este modo, vio que había un coche volcado en mitad de la vía con una persona aturdida dentro. “No sé las razones del accidente, pero sí que el automóvil se chocó contra la mediana y dio una vuelta de campana”, cuenta la capitán.

Formando un buen tándem, el conductor de la hormigonera intentó controlar el tráfico mientras la militar auxiliaba a la chica accidentada, de alrededor de 30 años. “Por el impacto, no se podían abrir las puertas del coche”, asegura, pero la capitán llevaba un pequeño martillo rompecristales en su llavero, por lo que pudo romper las ventanas del coche y socorrer a la chica antes de llegaran los servicios de emergencias. Tenía las piernas encajadas en el asiento, a la altura del volante, y no podía salir, aunque afortunadamente no sufría heridas de gravedad. “Enseguida le cogí de la mano y la tranquilicé, le pedí que se quedara quieta por si le dolía algo”, recuerda la capitán, destinada en la Unidad de Servicios de Acuartelamiento “San Cristóbal”, en Canillejas (Madrid). Aun así, afirma que, tanto la Guardia Civil como los Bomberos –que enviaron tres camiones–, llegaron muy rápido.

Además, al darse cuenta de que el coche comenzaba a derramar algunos líquidos, comprobó rápidamente que la llave de contacto estuviera quitada para que no se incendiara. “Te vas a casa tranquila y contenta, con la satisfacción de que has ayudado a alguien”, reconoce esta militar que pudo auxiliar en un accidente de tráfico gracias a los conocimientos que ha adquirido a lo largo de los años gracias a su condición.