• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes del Boletín de Tierra

lunes 15 de julio de 2019

Número: 7510

En Pamplona

Dos soldados evitan una agresión con arma blanca en las fiestas de San Fermín

Fotografía oficial del soldado Jiménez

Fotografía oficial del soldado Jiménez

Fotografía oficial del soldado Carmona

Fotografía oficial del soldado Carmona

Era la madrugada del 10 de julio y Pamplona celebraba sus grandes fiestas: San Fermín. Entre los cientos de ciudadanos que se agolpaban para disfrutar del ambiente festivo en las calles de la capital navarra, estaban de permiso los soldados Jiménez –destinado en el Regimiento “Tercio Viejo de Sicilia” nº 67– y Carmona –en el Batallón de Cuartel General de la División “San Marcial”–.

Al llegar a una calle aledaña a la plaza del Castillo, se percataron de que el portero de un local expulsaba a un individuo que salía gritando y con un cuchillo de cocina en la mano. “El problema era que empezaba a haber mucha gente en la plaza, porque se mezclaban quienes terminaban la fiesta y los que llegaban para ver el encierro”, recuerda el soldado Jiménez.

Observaron que el hombre, de mediana edad, “parecía que se ponía nervioso porque la gente pasaba a su lado, entonces él se giraba cada poco con el cuchillo escondido en la mano; hasta que llegó un momento en el que esgrimió el objeto y la gente se apartó al verlo”, indica el soldado Jiménez. Un momento de caos que podía derivar en tragedia.

Como si lo hubieran acordado, Jiménez se situó detrás del individuo sin que éste se percatase, mientras que Carmona se enfrentó directamente a él para quitarle el arma. El hombre se envalentonó y le amenazó, profiriéndole insultos y levantando la mano con el cuchillo. Fueron unos segundos. Apenas tuvo tiempo de reaccionar, porque Jiménez se lanzó sobre él, reteniéndole, hasta que unos minutos después llegó la Policía Foral.

Los soldados, que se encontraban fuera de servicio, no dudaron ni un segundo en evitar que el incidente derivara en graves consecuencias. La instrucción de combate cuerpo a cuerpo practicada en las unidades les sirvió de ayuda, además de mostrar su valor durante la actuación.