• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Palacio de Buenavista

Jardines

El valor de Alcoberro

El valor de Alcoberro (Foto:DECET)

Vista desde la fachada

Vista desde la fachada (Foto:DECET)

Catalogado por la Comunidad de Madrid como parque histórico y jardines de interés cultural, su diseño actual, un proyecto encargado al Brigadier José María Aparici, se remonta al año 1870.

A ese mismo año corresponde el cerramiento de los jardines mediante una verja diseñada por el afamado cerrajero que trabajara para la Casa Real, Bernardo de Asins. La puerta principal de las que se abren a la calle Alcalá, conocida como «de Embajadores» se engalana en su cénit con un conjunto artístico en bronce presidido por el escudo del Ejército de Tierra, al que flanquean el Dios Marte y la Diosa Minerva.

La gran variedad de árboles procedentes de los cinco continentes, muchos de ellos centenarios, hacen de este jardín una verdadera joya botánica. Un paseo por su interior nos descubre especies como el cedro de Líbano o del Atlas, tejo de Irlanda, secuoya californiana, pinsapo, castaño de indias, árbol de Júpiter, pino de París, arce negundo, camelia japónica, magnolia grandiflora, palmera canaria, cerezo, lilas y un sinfín más de variedades. Cabe resaltar la presencia de un ginkgo biloba con más de ciento cuarenta y cinco años de antigüedad. Un ejemplar único que probablemente sea uno de los más antiguos del país.

Pero no solamente encontramos arboleda y vegetación en estos espléndidos jardines. Desde un punto de vista escultórico cabe resaltar el vaciado al bronce realizado a partir de la estatua El Valor, obra de José Alcoberro. Subiendo la escalinata que nos conduce a palacio, y a ambos lados de ella, descubrimos dos nuevos vaciados a bronce: Venus y Cupido, de una escultura de Pietro Tenerari y Venus ante el espejo realizada sobre una escultura original de Juan Figuera Vila titulada India abrazando el cristianismo, premiada con la medalla de 2º clase en la exposición Nacional de 1862, y presentada a la Exposición Universal de Paris cinco años más tarde.