• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes

martes 8 de agosto de 2017

Número: 50

En misión permanente

¿Cómo protegerse frente a una amenaza que llega caída del cielo? Una parte de la respuesta a esa pregunta la tienen en el Mando de Artillería Antiaérea, puesto que este Mando del Ejército contribuye a la defensa y seguridad del espacio aéreo nacional de forma ininterrumpida. Lo hace mediante la aportación permanente de una Unidad de Defensa Antiaérea (UDAA) al Mando de Defensa y Operaciones Aéreas (MDOA), creado en 2012 como aglutinador de la acción conjunta de las Fuerzas Armadas.

 

Redacción: Beatriz Gonzalo. Fotos: RAAA 73, RAAA 74, RAAA 94

 

En misión permanente

La UDAA asignada al MDOA, a diferencia de las que se constituyen para la realización de ejercicios y actividades de instrucción y adiestramiento, mantiene su carácter operativo, y es activada varias veces al año para comprobar y mejorar la integración conjunta de todos sus componentes.

La última activación del primer semestre fue en la isla de Fuerteventura, del 24 al 30 de junio, en el ejercicio ”Eagle Eye”. También fue la última para la UDAA que lidera el Grupo de Artillería Antiaérea (GAAA) I/73, ya que el mando va rotando entre las distintas unidades del MAAA cada seis meses. Este Grupo aportó el mando y control y el núcleo logístico de la organización operativa, así como una batería de cañones 35/90 y misiles ”Aspide”.

La UDAA se completaba con una Batería ”Nasams”, del Grupo II/73, otra Mistral, del Regimiento de Artillería Antiaérea (RAAA) nº 71 de Madrid, una Batería ”Hawk”, perteneciente al GAAA II/74 de Sevilla, y medios de la Unidad de Transmisiones del Mando de Artillería Antiaérea.

Esta integración de medios con distintas características y alcances es lo que garantiza el poder hacer frente a diversos tipos de amenaza. Además, en esta misión los artilleros no están solos: cuentan con los radares fijos del Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA) del Ejército de Aire.

 

En misión permanente

Todos para el MDOA

Además, junto con la UDAA forman parte del MDOA, de manera permanente, una Fragata F-100 de la Armada y cazas del Ejército del Aire (en esta ocasión, fueron seis aviones cazabombarderos F-18 del Ala 46). Estas unidades forman parte del Núcleo de Fuerza Conjunta 1 —que depende del Estado Mayor de la Defensa— para operaciones permanentes. Todas ellas deben mantener un grado de disponibilidad que, en el caso de la UDAA, es de 5 días, lo que significa mantener al personal perfectamente instruido y dispuesto para ser desplegado en cualquier punto nacional.

Dentro de las posibilidades que hay de despliegue en territorio nacional, puede que las Canarias, por su condición insular y su mayor distancia de la Península, sea el lugar que presente mayores retos. De ahí el plus de interés que tenía realizar esta activación en Fuerteventura, ya que era la primera en las islas afortunadas. Y el éxito ha sido doble: por un lado, porque ha quedado demostrada la capacidad del Ejército de Tierra de trasladar su UDAA hasta cualquier punto donde fuese necesaria su aportación; y, por otro, porque se consiguieron establecer todos los enlaces para tener integrada la UDAA, tanto internamente —con los distintos sistemas de armas— como externamente —con el Sistema de Mando y Control del MDOA—, durante toda la fase operativa.

 

Aprovechar esfuerzos

Esta última activación del MDOA coincidió con varios ejercicios liderados y coordinados por el Ejército del Aire para la defensa aérea y el control del espacio aéreo nacional. En el transcurso de los mismos, se llevan a cabo misiones defensivas como respuesta a incursiones y movimientos de aeronaves no identificadas, con el objetivo de adiestrar y evaluar la salud del Sistema de Defensa Aérea.

Entre ellos, cabe destacar el ejercicio ”Sirio”, el más importante de defensa aérea que se realiza en España y que se desarrolló en la Península y el archipiélago balear del 22 al 30 de junio. El ”Sirio” tiene como objetivo comprobar los planes de defensa aérea existentes y activar de forma completa el Sistema de Defensa Aérea del territorio nacional para comprobar que todos los elementos que lo componen actúan de forma coordinada.

Además de las unidades de Tierra, participan otras de la Armada y del Ejército del Aire, a las que también sirve para reafirmar su interoperabilidad de acuerdo a los estándares conjuntos y aliados, y como adiestramiento del combate antiaéreo que emplearán cuando apoyen a las organizaciones operativas terrestres.

Dentro de su ejecución, y con la filosofía de rentabilizar al máximo los esfuerzos logísticos y los vuelos de los aviones, se incluyó la actividad táctica “Ramstein Guard”;, centrada en el adiestramiento en ambiente de guerra electrónica. Por este mismo motivo es por el que se hizo coincidir el “Eagle Eye”; con el ejercicio “DACEX”, el ejercicio anual de defensa del espacio aéreo del archipiélago canario, que tuvo lugar del 27 al 30 de junio.

 

En misión permanente

Otra UDAA en Lanzarote

Mientras la UDAA asignada al MDOA desplegaba en Fuerteventura, una segunda lo hacía en Lanzarote para la ejecución del “DACEX”.

Generada por el Grupo de Artillería Antiaérea I/94 del Mando de Canarias, integró una Batería ”Mistral” del Regimiento de Artillería de Campaña nº 93, y elementos CIS (Sistemas de Telecomunicaciones e Información) de la Compañía de Transmisiones nº 16 del Batallón de Cuartel General de la Brigada “Canarias” XVI.

Su cometido durante el ejercicio, en el que se planteó la puesta en marcha de un plan de contingencia frente a la declaración de una crisis, fue el de proporcionar apoyo mutuo y masa de fuego, y se centró en la defensa antiaérea a muy baja, baja y media altura de los puntos y zonas designados de la isla de Lanzarote; el Núcleo de Mando y Control, situado en el aeródromo militar de la isla, el Núcleo de Fuego, situado en el Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 22, y el Núcleo Logístico, situado en la sede de la Unidad de Apoyo a la Proyección.

Durante todo el ejercicio se prestó especial atención a las medidas de enmascaramiento y ocultación y a las medidas de protección de la fuerza, tanto en el contexto táctico como en las actividades y movimientos reales, entre los que se incluyeron los cambios nocturnos de asentamiento.

Se evitó al máximo que los movimientos y ejercicios afectasen a la población y e extremaron las medidas de protección al medio ambiente.

 

¿Qué es una UDAA?

Una Unidad de Defensa Antiaérea (UDAA) es una organización operativa de composición heterogénea bajo un mando único en la que se aglutinan diversas capacidades para la defensa antiaérea que aportan los sistemas de armas que la integran. Su composición es variable en función de la necesidad operativa y debe ser capaz de responder a diferentes tipos de amenaza, por lo que se barajan medios con diferentes alcances y se emplea, en cada caso, el sistema que responde mejor.

En misión permanente