• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes

miércoles 14 de febrero de 2018

Número: 59

Nace el ArmyChef en Valladolid

La Agrupación de Apoyo Logístico nº 61 organizó la primera edición de las Jornadas de Actualización de Alimentación en Campaña de la Brigada Logística. Los especialistas en Hostelería y Alimentación del Ejército compitieron por ser los mejores con un menú.

Los tiempos y las personas cambian; también los hábitos. Y en cuestión de cocina y alimentación, quizá ahora, han evolucionado como nunca anteriormente. Por eso, la Agrupación de Apoyo Logístico (AALOG) nº 61 organizó, en diciembre, la primera edición de las Jornadas de Actualización de Alimentación en Campaña en la Brigada Logística (BRILOG), como una apuesta para poner al día a los especialistas en Hostelería y Alimentación (HAM) y como lugar de intercambio de conocimientos, basados en la experiencia de los asistentes.

En las jornadas se utilizaron los medios de campaña.

En las jornadas se utilizaron los medios de campaña. Foto MADOC

Las jornadas tuvieron un formato concurso

 

Elaboración de una sopa de marisco

Elaboración de una sopa de marisco. Foto MADOC

Elaboración del postre

Elaboración del postre. Foto: MADOC

Un momento de la deliberación

Un momento de la deliberación. Foto:MADOC

El formato que se eligió para propiciar ambas fue la de un concurso, una suerte de ArmyChef, que hizo las delicias de todos. Entre los objetivos se contaban actualizar al personal HAM en las actividades desarrolladas en la alimentación en campaña (en maniobras y misiones internacionales), normalizar los procedimientos para la confección y elaboración de menús, capacitar en la confección de dietas equilibradas (adaptándose a las distintas necesidades nutricionales), adquirir destreza en el manejo de los equipos de dotación en las unidades, perfeccionar las técnicas de panificación, capacitar para hacer frente a las distintas necesidades dietéticas (celíacos, intolerancias a determinados alimentos, menús confesionales, etc.) y elaborar un catálogo de menús para su aplicación en el ámbito de la BRILOG.

Para ello se reunió en Valladolid, donde se ubica la Agrupación organizadora, a seis equipos, compuestos por dos miembros cada uno, procedentes de cada una de las Agrupaciones Logísticas del Ejército de Tierra —Madrid, Sevilla, Zaragoza, Santa Cruz de Tenerife y Valladolid—, además de un equipo del Grupo Logístico que la AALOG 61 tiene en Vitoria.

En el jurado estuvieron representadas la Real Academia de Gastronomía y su Asociación de Amigos, con las que la Inspección General del Ejército tiene suscrito un convenio de colaboración, para el desarrollo de actividades conjuntas que mejoren la calidad del servicio. Quién sabe si esto no será el inicio de una revolución en la alimentación del militar...

 

TRES PLATOS, UN RETO

«A los seis equipos se les pidió que confeccionaran un menú compuesto de sopa de marisco, caldereta de cordero y un postre, con similares ingredientes, mismo tiempo y un presupuesto aproximado de 260 euros para dar de comer a 30 personas», explica el director de las jornadas, brigada Briz.

Posteriormente, el jurado tuvo que decidir qué platos eran los mejores. Elena Rodríguez, directora de la Real Academia de Gastronomía, Teresa Valero, de la Fundación Española de la Nutrición, el teniente Trejo, cocinero de reconocido prestigio, y el brigada Briz probaron las distintas elaboraciones y dieron su veredicto.

La AALOG 11 fue considerada la mejor en la sopa de marisco; la AALOG 81 triunfó con el cordero; y la AALOG 61 destacó en el plato más dulce. Así mismo, distinguieron al cabo Baena, de la AALOG 81, como el especialista HAM más significativo de las jornadas, por el interés demostrado y la innovación puesta en práctica en sus platos. «Con el concurso descubrí que me gusta competir y que me gusta ganar. Fue un reto y sentí mucha satisfacción al ser capaz de sacarlo adelante. Lo que más me gustó es que, a pesar de ser una competición, la gente lo afrontó con mucho compañerismo y nos estuvimos ayudando unos a otros», asegura la cabo G. Bayón.

Y para que quedara constancia de su participación, la organización entregó a los HAM una cuchara de madera grabada, de recuerdo. Todos esperan que se pueda repetir la experiencia.

Degustación de los menús

Degustación de los menús. Foto: MADOC