• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo MADOC

Mando de Adiestramiento y Doctrina

Noticias

jueves 8 de noviembre de 2018

Número: 51

En West Point

Honrando a los caídos también en West Point

Los Caballeros Alféreces Cadetes de la LXXVI promoción en West Point depositan una roca más sobre la “Cima de los Héroes” en recuerdo de los caídos por España.

Subiendo a la colina (Foto: Madoc)

Subiendo a la colina (Foto: Madoc)

En la cima (Foto:Madoc)

En la cima (Foto:Madoc)

  

Honrar a los caídos es una obligación y un privilegio de cualquier ciudadano, para un soldado incluso más. En los EEUU es algo intrínseco para su población y se respira incluso en sus actos más pequeños, no solo para sus héroes, sino para todos aquellos que luchan en los Ejércitos Aliados como es el nuestro.

Imbuidos en ese ambiente y honrando las más altas tradiciones de nuestro Ejército Español, los Caballeros Alféreces Cadetes (CAC) de la LXXVI promoción de la AGM han vuelto a depositar su “roca” en la “Cima de los Héroes”. El Sendero de los Caídos “Trail of the Fallen”, muy vinculado a la Academia militar de West Point, esta culminado por las rocas que desde a unidades del Ejército de EEUU, hasta promociones y ciudadanos anónimos llevan a cuestas en un acto para honrar y recordar a aquellos que en acto de servicio hicieron su ultimo sacrificio. Ese homenaje, que ya en el año 2017 inicio la LXXV promoción de la AGM, ha sido repetido este año por la LXXVI. En esta ocasión los CAC y el profesor de MADOC allí destinado, han cargado con otras tres rocas, una por la LXXVI promoción a la cual pertenecen los CAC, una por la LV promoción, a la cual pertenece el profesor y en la cual van inscritos los nombres de los cuatro caídos de la misma y finalmente una por el ultimo caído de MADOC, el Cte. Fernando Yarto Nebreda, fallecido en Jaca el pasado 10 de Octubre.

En un acto sencillo, se depositaron las tres rocas sobre el monolito ante la presencia y respeto de un nutrido grupo de ciudadanos americanos que al percatarse de la presencia de las rocas con nombres en las mismas, se hicieron a los lados favoreciendo la colocación en el más absoluto respeto.