• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo de Armas del IHCM

INSTITUTO DE HISTORIA Y CULTURA MILITAR

Noticias

lunes 5 de septiembre de 2016

Número: 20160913

Conferencia Ciclo “La debacle de la armada inglesa a manos españolas”: “Horatio Nelson versus Blas de Lezo”

Conferencia

Cartel de la Conferencia

-- Ponente: Enrique Zafra Caramé, Capitán de Navío y premio Roger de Lauria del Instituto Español de Estudios Estratégicos
-- Lugar:
Fuerte de Almeyda
(Salón de Actos)
C/ San Isidro nº 2
38001 - Santa Cruz de Tenerife (Tenerife)
-Telf: 922298502
-Fax: 922298502
-e-mail: ihcmtenerife@et.mde.es
-- Día: 13 de septiembre de 2016
-- Horario: 19:30 horas

En 1741, Conocedores los ingleses de la importancia que tenía Cartagena de Indias en el comercio con las Indias, deciden atacar este puerto colombiano, aprovechando que parte de los navíos que la protegían habían salido hacia España y con la excusa de la amputación de una oreja a un pirata inglés por parte de un guardacostas español. En Cartagena de Indias, al frente de 6 navíos, 3000 soldados y 600 arqueros indios, se encontraba el Almirante Blas de Lezo, enfrente apareció la mayor Armada Inglesa de todos los tiempos, 195 navíos, 3.000 piezas de artillería y 30.000 soldados, al frente de la cual se encontraba el Almirante Vernon, el cual estaba tan seguro de su victoria que a poco de comenzarla mandó correo a Londres con las noticias de su victoria, llegándose a acuñar monedas conmemorativas donde se veía a Blas de Lezo arrodillado frente a Vernon. Pero nada más allá de la realidad, tras meses de combate entre ambas fuerzas, la derrota de Vernon era una realidad, en su camino de vuelta a Londres tuvo que hundir parte de sus naves por no tener marinería que lo pudiera navegar. Perdieron 50 naves y 1500 cañones, tuvieron 9500 muertos y 7500 fueron heridos. La mayor operación de la Royal Navy hasta el momento, se saldó con la mayor de sus derrotas, que fue silenciada por el rey Jorge II, que, al enterarse del desastre acaecido habiendo festejado la victoria antes de tiempo, prohibió dar cuenta de tan triste noticia.

Ver cartel de la Conferencia