• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo del RT-21

REGIMIENTO DE TRANSMISIONES 21

Historial

Enseña Nacional del RT21:

 

 

 

 

Estandarte del RT-21

Historial del RT-21

Antecedentes.

La antigüedad del Regimiento de Transmisiones 21 (RT-21) data del 3 de octubre de 1872 cuando se aprueba el Proyecto de creación de la Brigada Telegráfica. El RT 21 es, por tanto, la unidad de transmisiones más antigua de España y uno de los regimientos de transmisiones más antiguo de mundo, si no el más antiguo.

Antes de su constitución como batallón, periodo 1873-1884, las primeras tropas de telégrafos, organizadas en compañías integradas en los regimientos de ingenieros, participan en la Tercera Guerra Carlista y en la Primera Guerra de Insurrección de Cuba (1868-1878). En ellas simultanean sus cometidos propios, de proporcionar enlace, con la ejecución de acciones de combate. Además, establecen la Red Telegráfica de Madrid y se hacen cargo de las redes de Barcelona, Menorca y Cádiz, así como de las redes ópticas entre Ceuta y Algeciras.

El Batallón de Telégrafos.

El Real Decreto de 15 de diciembre de 1884 reorganiza el Arma de Ingenieros y crea el «Batallón de Telégrafos» con la misión de establecer y mantener las comunicaciones de los Cuerpos de Ejército entre sí y con el Cuartel General, así como su conexión con la red civil.

El Batallón de Telégrafos perfecciona la Red Telegráfica de Madrid, pasándola de subterránea a aérea, instala la Red Telefónica y, desde finales de 1899, experimenta la transmisión radio, logrando enlaces a distancias reducidas en la explanada del Cuartel de la Montaña; a dichas pruebas asiste S.M. la Reina Regente.

En 1889 se dota al Batallón de Telégrafos con el tren YON, siendo la primera unidad de nuestras Fuerzas Armadas en estar dotada y organizada para el empleo de material aerostático, constituyendo un claro precedente del Ejército del Aire. El empleo de globos aerostáticos, que estuvo muy ligado al servicio colombófilo de la unidad, figuró entre los cometidos del Batallón hasta que en 1896 se creó el Servicio Aerostático en Guadalajara.

Durante las guerras de Cuba y Estados Unidos, se le asigna al Batallón de Telégrafos el cometido de ser la unidad base para la constitución del Batallón de Telégrafos de Cuba y de la Compañía de Telégrafos Expedicionaria de Puerto Rico.

También contribuyó al refuerzo que en 1893 fue enviado a Melilla con ocasión de los ataques que sufrieron los fuertes exteriores de dicha plaza.

Acuartelamientos de guarnición (desde 1902).

El Regimiento de Telégrafos.

Por Real Decreto de 21 de agosto de 1902, se crea el «Regimiento de Telégrafos» sobre la base del Batallón (fig.3). Al regimiento le competían las siguientes misiones:

  • La materialización de los enlaces ópticos y telegráficos de las Grandes Unidades.
  • La Red Telegráfica y Telefónica de Madrid y sus cantones.
  • El servicio relativo a las secciones ligeras de telegrafía óptica que han de acompañar a los batallones de Cazadores de Montaña.
  • La Radiotelegrafía.

Entre los logros más destacados del Regimiento de Telégrafos se encuentran las “Instrucciones para el estudio de una Red Óptica”, aprobadas el 8 de agosto de 1903, que incluían todos los enlaces ópticos necesarios para cubrir el territorio peninsular y su enlace con las Islas Baleares. Esta red fue concluida por el Centro Electrotécnico y de Comunicaciones precedente directo del Regimiento de Transmisiones 22.

Por Real Decreto de noviembre de 1904 se reorganiza el Ejército y se divide el territorio peninsular en siete Regiones Militares de Cuerpo de Ejército. Como consecuencia las compañías de telégrafos se integran en los siete regimientos mixtos de ingenieros, participando en la Campaña de Melilla entre 1909 y 1910 y en la Campaña del Kert entre 1911 y 1912.

Tras este breve paréntesis, se vuelve a organizar el Regimiento de Telégrafos en 1912. Con esta denominación, el regimiento participa en:

  • La Campaña de Larache (1914-1917), destacando una compañía con el cometido de establecer enlaces semipermanentes y acompañar a las columnas en todas las operaciones, participando así en las tomas de Muley Bu Selhan, Keriba, Xar-El Haman, Megadet, Haida, Seldla y Tahala. El 30 de marzo de 1917, causa baja esta compañía en el Regimiento de Telégrafos para formar parte del Grupo Mixto de Larache.
  • La huelga de telegrafistas civiles de 1918, en la que se hace cargo de todas las líneas telegráficas y telefónicas de la península, decretándose la movilización de todos los telegrafistas civiles.
  • La Guerra de África (1921-1927). Entre el desastre de Annual y la pacificación del Protectorado en 1927, el Regimiento de Telégrafos envía ocho compañías expedicionarias al norte de África.
El Regimiento de Transmisiones.

Con el advenimiento de la 2ª República, el gobierno redujo la fuerza a ocho divisiones orgánicas, una por Región Militar, y adecúo las tropas y servicio de Cuerpo de Ejército y Ejército a dicha estructura. El Regimiento pasó a denominarse «Regimiento de Transmisiones», participando con dos compañías en la Revolución de Asturias de 1934.

Durante la guerra civil, el Regimiento de Transmisiones creó, instruyó e incorporó a su orgánica todas las compañías de transmisiones de apoyo a las unidades de la fuerza. Encuadró, además de las unidades encargadas de proporcionar el enlace, al Servicio de Escucha y Goniometría prestado por unidades de guerra electrónica, a unidades de propaganda y a cuatro compañías de transmisiones para el apoyo al Ejército del Aire, apoyo que es una constante en la historia del Regimiento hasta que dicho ejército organiza sus propias unidades. Además, el Regimiento activó, a finales de 1936, un servicio de apoyo a las Fuerzas Navales, que incluía las instalaciones telefónicas de las baterías de costa y las de los establecimientos navales de la zona marítima de Galicia.

Una vez acabada la Guerra Civil, se ordena la constitución de las unidades de la Fuerza en base a los regimientos existentes. De esta manera, se constituyen todas las unidades de transmisiones de las Grandes Unidades en base a las compañías del Regimiento de Transmisiones. El Regimiento participará, entre otras, en las siguientes operaciones: disuasorias en el Campo de Gibraltar (1940-1943) y en Marruecos (1942-1946), ante posibles actividades de los contendientes de la IIGM; en la Campaña de protección del Protectorado (1942-1946); en la Guerra del IFNI (1957-1958) y en la Campaña de protección de la provincia del Sáhara Occidental (1961-1963).

De 1965 a 1988 el Regimiento sufrió muchos cambios, los más relevantes son:

  • La asunción del Palomar Central.
  • La constitución del Batallón de Guerra Táctico en base a la existente compañía en 1982.
  • El paso de un Batallón de Telefonía y Radio a un Batallón de Puestos de Mando en 1985.
  • La creación de la Compañía de CBH para el apoyo al Grupo Hawk en 1966.
Del Regimiento de Transmisiones Tácticas nº 21 al Regimiento de Transmisiones 21.

La implementación del Plan META en 1988 supone para la unidad su integración en el Mando de Transmisiones, la creación del Batallón de Centros de Transmisiones de Zona y su cambio de denominación a «Regimiento de Transmisiones Tácticas 21».

En 1996, como consecuencia del Plan Norte, la orgánica del Regimiento de Transmisiones 21 se desprende de todas las especialidades para centrarse en los emergentes y cada vez más importantes Sistemas de Información y Telecomunicaciones (CIS). De esta manera:

  • El Regimiento de Transmisiones Tácticas 21 se organiza en dos Batallones de Transmisiones de Maniobra y en un Batallón de Transmisiones de Operaciones de Fuera de Área.
  • El Batallón de Guerra Electrónica se constituye en Regimiento.
  • La Megafonía, la Colombofilia y la Compañía de Redes Especiales se integran en el Batallón de Transmisiones de Servicios Especiales.
  • La Compañía de CBH para el apoyo al Grupo Hawk se constituye en la base para la creación de la Unidad de Transmisiones del Mando de Artillería Antiaérea (UTMAAA).

Además, el Plan Norte coloca al Regimiento bajo la dependencia de la recién creada Fuerza de Maniobra y lo traslada a su actual ubicación en la base militar “General Almirante” en Marines (Valencia).

La creación del Cuerpo de Ejército español de despliegue rápido (NRDC ESP) asignado a la OTAN como fuerza terrestre de alta disponibilidad (HRF-L) dispuso que éste pasara una certificación por la OTAN en noviembre de 2002, que se organizara el Cuartel General de la Brigada de Transmisiones -actual MATRANS- como mando orgánico de todos los regimientos que contribuían al apoyo al NRDC y la adaptación de la plantilla del Regimiento de Transmisiones a la actual:

  • Plana Mayor.
  • Batallón I/21 de Centros de Transmisiones de Puestos de Mando de Cuerpo de Ejército.
  • Batallón II/21 de Centros de Transmisiones nodales.
  • Batallón III/21 de Transmisiones de Apoyo.

Tras la creación del Cuartel General de la Fuerza Terrestre y como consecuencia de la Instrucción número 165/2004 del EME se adoptó la actual denominación de la unidad: «Regimiento de Transmisiones 21 (RT. 21)»

Desde 1991, en el que se produjo el despliegue con motivo de la Operación ALFA-KILO de ayuda al pueblo kurdo, personal del regimiento ha desplegado en la mayor parte de las primeras y sucesivas rotaciones de las operaciones de mantenimiento de paz en las que ha participado el Ejército de Tierra. El guion del regimiento luce como recompensa cinco corbatas conmemorativas, correspondientes a las operaciones del Kurdistán, Irak, Bosnia Herzegovina, Kosovo y Pakistán.

A tenor de todo lo expuesto, no es pretencioso afirmar que la historia del Regimiento de Transmisiones nº 21 constituye una parte importante de las Transmisiones militares españolas, y que, de alguna manera, todas las unidades de transmisiones del ET y las transmisiones del EA cuentan con dicha unidad entre sus más importantes precedentes.

El devenir de las especialidades de aerostación, colombofilia, propaganda, megafonía, guerra electrónica, redes permanentes, redes tácticas y, por supuesto, CIS no se puede comprender sin la historia del Regimiento de Transmisiones 21, y ésta no se puede entender sin conocer las peculiaridades de dichas especialidades.

Desde su creación, el Regimiento de Transmisiones 21 ha participado en la práctica totalidad de los conflictos y operaciones en los que el ET se ha visto envuelto. Su historia, su coste en vidas humanas y el valor demostrado constituyen y constituirán siempre un acicate y una guía permanente para los componentes del Regimiento. No en vano, el Regimiento de Transmisiones 21 ostenta quince condecoraciones colectivas por acciones de guerra -dos Cruces Laureadas de San Fernando y trece Medallas Militares- y cuenta con ocho miembros condecorados con la Medalla Militar Individual por diversas acciones de guerra y con aproximadamente cuatrocientos caídos en actos de servicio.

Parece lógico, por todo ello, que, para hacer honor a su historia, el lema de la unidad sea “Lealtad y Valor” y su vocación “Ser ejemplo de combatiente y los primeros de transmisiones”.