• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Escudo AGM

Academia General Militar.

Tradiciones

Decálogo del Cadete

Su origen data de 1927 para compendiar, en unas breves e impactantes frases, lo que debía constituir la expresión "el espíritu de la General" . Una vez que el aspirante aprobaba el examen de ingreso recibía en su casa el nombramiento de cadete y, entre otras cosas, un ejemplar del Decálogo del Cadete. Actualmente, se les proporciona en su incorporación a la Academia, para que pueda llevarlo siempre consigo; al menos en los primeros momentos, en que deberá memorizarlo y, sobretodo, asimilar su contenido. A este fin contribuye también el hecho de que en el diario acto de control nocturno sean recitados.

Está compuesto por diez artículos, siendo su finalidad que los nuevos cadetes se graben desde el primer momento, las virtudes militares fundamentales sobre las que siempre se ha asentado el espíritu profesional del alumno que empieza la vida militar, y que a modo de juramento hipocrático deben marcar su forma de proceder a lo largo de su vida militar.

Decálogo del cadete
Decálogo del Cadete

La Academia General Militar cuenta, en los pasillos de su planta baja, con once preciosos cuadros de cerámica sevillana con el texto de los artículos impresos.

Su texto ha llegado hasta nuestros días prácticamente con su redacción original. Únicamente el artículo primero, referido a la Fidelidad, ha sufrido a lo largo del tiempo algunas modificaciones, motivadas por los sucesivos cambios políticos acontecidos en España desde su redacción inicial.

El texto actual del Decálogo del Cadete, acoplado perfectamente a las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas, es el siguiente:

Artículo 1º.- Tener un gran amor a la Patria y fidelidad al Rey, exteriorizado en todos los actos de su vida.

Artículo 2º.- Tener un gran espíritu militar, reflejado en su vocación y disciplina.

Artículo 3º.- Unir a su acrisolada caballerosidad constante celo por su reputación.

Artículo 4º.- Ser fiel cumplidor de sus deberes y exacto en el servicio.

Artículo 5º.- No murmurar jamás ni tolerarlo.

Artículo 6º.- Hacerse querer de sus inferiores y desear de sus superiores.

Artículo 7º.- Ser voluntario para todo sacrificio, solicitando y deseando siempre el ser empleado en las ocasiones de mayor y riesgo y fatiga.

Artículo 8º.- Sentir un noble compañerismo, sacrificándose por el camarada y alegrándose de sus éxitos, premios y progresos.

Artículo 9º.- Tener amor a la responsabilidad y decisión para resolver.

Artículo 10º.- Ser valeroso y abnegado.