• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Exèrcit de Terra
Ministerio de Defensa
Exèrcit de Terra

Ejército de Tierra

Escudo AGM

Academia General Militar.

Notícies

jueves 29 de septiembre de 2016

Nombre: 2016-022

LOS CADETES DE LA AGM COMBATEN EN MONTAÑA

Practicas de Montaña

AGM: OCS Y RI

Practicas de Montaña

AGM: OCS Y RI

Practicas de Montaña

AGM:OCS Y RI

 

LOS CADETES DE LA AGM COMBATEN EN MONTAÑA

Encuadrada en el módulo Avanzado de Combate, correspondiente a la Instrucción y Adiestramiento de los alumnos de tercer curso de la AGM, la fase de montaña estival se desarrolló entre los días 18 y 24 de septiembre. En ella, los cadetes pudieron familiarizarse con un entorno especial como es el de la montaña, esta vez, en época estival.

Tras una marcha de doble jornada y dos días en las palestras, comenzaba el tema de combate de la 32 Compañía. El objetivo era que el alumno comprobara de primera mano la dificultad que entraña cualquier tipo de operación que se lleva a cabo en este ambiente.

Además, presentaba la dificultad añadida de que, como parte del plan de mejora del idioma inglés del Centro, el planeamiento se hizo íntegramente en este idioma, lo cual incluía la realización de los trabajos previos, las conferencias de planeamiento y la emisión de las distintas órdenes.

El tema en sí consistía en un movimiento coordinado de secciones, cada una al mando de un alumno. El planeamiento, exhaustivo, y las exposiciones, dieron lugar a la ejecución. Dos secciones reconocían y tomaban los collados de El Tobazo y Tortiellas, en los alrededores de Candanchú, y facilitaban el paso de la tercera. Después, progresión hasta Rioseta, donde debían asegurar el collado de la Sagüeta.

Tras un pequeño respiro, se ejecutó el paso nocturno del río Aragón. Una de las secciones planeó detalladamente cómo iba a llevar a cabo el montaje y la seguridad de dicho paso. Las otras secciones, únicamente debían dejarse llevar por el equipo de jalonadores de la 1ª Sección.

Una vez realizado el paso, la Compañía se acogió a un punto de reunión, el cual una de las secciones se había encargado de organizar y jalonar. Allí, se pusieron en práctica los planes de alerta diseñados por dicha sección, finalizando el tema al amanecer del día siguiente.

Intenso y productivo tema que enseñó al cadete la dureza de la montaña, con su orografía especial y su climatología cambiante.

LOS CADETES DE 3º REALIZAN SU PRIMERA DOBLE EN MONTAÑA

El pasado domingo 18 de septiembre, como parte integrante del módulo avanzado de combate, los cadetes de 3er. curso de la AGM comenzaron la tercera y última semana de instrucción que se correspondía con la fase de montaña estival. La fase tenía como objetivo familiarizarse con las técnicas y procedimientos específicos de combate en montaña, para lo cual, y como primera actividad, se programó una doble jornada en la que la unidad se desplazaría de un valle a otro, pernoctando en altura.

El itinerario seguía grosso modo el camino transpirenaico GR11, desde el embalse de la Sarra, cerca de Sallent de Gállego, hasta los baños de Panticosa, pasando por  el refugio de Respomuso. Todo ello dentro del Pirineo oscense.  Desde las 0800 h. del domingo 18 de septiembre hasta las 1600 h., del lunes siguiente.

El primer día de la marcha consistió en una ascensión cercana a los setecientos metros con una duración aproximada de 3 h. y media.  Las dos Compañías de 3º, con equipo completo de día y medio, recorrieron la distancia que separaba el punto inicial ubicado en las cercanías de Sallent de Gállego hasta el Ibón de las Ranas, paraje de singular belleza próximo al refugio de Respomuso, donde se finalizó esa primera jornada y se pernoctó a 2000 m.

La segunda jornada de marcha se inició muy temprano, a las 0530 h., mucho antes del amanecer lo que obligó a utilizar los frontales, finalizando a las 1400 h.. Esta última jornada estuvo dividida en dos partes claramente diferenciadas:

En primer lugar se ascendieron 660 metros hasta alcanzar el punto con más altitud de todo el recorrido, el denominado Cuello del Infierno que se encuentra a unos 2800 metros sobre el nivel del mar. Una zona de difícil acceso y rodeada de ibones y picos que conforman una de las más bellas vistas del pirineo.

Posteriormente se afrontó la bajada (de mayor extensión kilométrica) en el que se descendieron 1185 metros sorteando diversos cauces, ibones y embalses hasta que las dos compañías alcanzaron el punto final de la marcha en los denominados Baños de Panticosa dando por terminada esta primera fase de la instrucción de los cadetes.

 Ese mismo día la columna se desplazó al refugio de Candanchú donde prosiguieron las actividades de instrucción en montaña estival.

LOS CADETES APRENDEN LAS TÉCNICAS BÁSICAS DE ESCALADA

Como colofón a la intensa semana de montaña estival, los Caballeros y Damas (Alféreces) Cadetes de tercer curso de la Academia General Militar realizaron una serie de ejercicios de instrucción en técnica de montaña, en Candanchú. Dichos ejercicios consistían en el aprendizaje de las técnicas básicas de escalada y paso de obstáculos mediante el uso de semipermanentes, así como de la práctica eficaz de los mismos y el uso de las medidas de seguridad adecuadas.

Los ejercicios de trepa y descenso de paredes, supusieron el primer contacto y la mayor dificultad en muchos casos. La seguridad fue parte integrante en la instrucción y lo primero que se aprendió. En cuanto al paso de obstáculos mediante semipermanentes, los alumnos conocieron y practicaron tres modalidades distintas: dos de ellas para paso de obstáculos horizontales, con uno y dos apoyos (teleférico simple y “pasamanos”, respectivamente); y la tercera modalidad (“tirolina”) para el paso de obstáculos inclinados, aprovechando la diferencia de altura como impulso para el desplazamiento.

Estos ejercicios han aportado a los futuros oficiales una instrucción básica en este campo, aprendiendo técnicas que luego podrán usar en otros ambientes (como el combate urbanizado), pero sobre todo han servido para reforzar la confianza en ellos mismos y afrontar retos en situaciones difíciles.