• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • inprimatu
Formulario de Búsqueda
Lurreko Armada
Ministerio de Defensa
Lurreko Armada

Ejército de Tierra

Escudo verde y amarillo de la AALOG 61

Agrupación de Apoyo Logístico nº 61

Berriak

martes 8 de octubre de 2019

Zenbakia: 013

La AALOG 61 testigo de la jura de Bandera en Nava del Rey

Pase de revista a la formación

Pase de revista a la formación

Bandera de la AALOG 61

Bandera de la AALOG 61

Desfile a pie de la unidad de honores

Desfile a pie de la unidad de honores

El 6 de octubre se celebró en Nava del Rey (Valladolid), una jura de Bandera para personal civil, organizada por la Jefatura de la Cuarta Subinspección General del Ejército, y presidida por el general jefe de la misma y comandante militar de Valladolid y Palencia, José Rivas Moriana.

La Agrupación de Apoyo Logístico n.º 61 (AALOG 61) fue la encargada de aportar la unidad de fuerza que participó en el acto militar, así como la escuadra de gastadores, la banda de guerra y la Enseña Nacional que pertenece a la Agrupación desde 1990.

Para atender a la demanda de personal civil que deseaba hacer público su compromiso con España, participaron dos banderas: la del Regimiento de Ingenieros n.º 1 y la de la AALOG 61.

El coronel jefe de la AALOG 61, Eduardo de Cobos Navarro, fue quien tomó juramento o promesa de fidelidad a la Enseña Nacional y al ordenamiento constitucional, a más de 300 jurandos, con el testigo de un gran número de personas que asistieron como público al acto.

Después del juramento, se realizó un homenaje a los que dieron su vida por España. A la finalización del mismo, se despidió a las banderas y se realizó un desfile a pie, en el que el personal de la Agrupación demostró con elegancia su profesionalidad y compromiso con el acto celebrado.

Los componentes de la AALOG 61, como miembros de la sociedad a la que pertenecen, tienen la responsabilidad y el deber de compartir los valores y tradiciones de la Institución militar, para que puedan servir de referencia al resto de los ciudadanos.

Mediante su participación en actos en los que se implican militares y civiles, este intercambio es posible, al mismo tiempo que se facilitan las relaciones entre ambos en una tierra que siempre ha acogido con respeto y admiración a los miembros de las Fuerzas Armadas, hecho que debe cuidarse y perpetuarse a lo largo del tiempo.