• facebook
  • twitter
  • myspace
  • google+
  • mail
  • imprimir
Formulario de Búsqueda
Ejército de tierra
Ministerio de Defensa
Ejército de tierra

Ejército de Tierra

Reportajes

martes 19 de febrero de 2019

Número: 76

LA DEFENSA ANTIAÉREA DEL FUTURO

La Defensa Antiaérea (DAA) es el conjunto de medidas diseñadas para anular o reducir la efectividad de la acción aérea hostil. Es una actividad íntimamente ligada a la amenaza, la cual condiciona completamente la DAA, de forma que un mismo despliegue puede ser muy completo y seguro frente a una amenaza concreta, y completamente inadecuado frente a otra.

La defensa antiaérea del futuro

El campo de batalla presente ha cambiado dramáticamente en los últimos años: la posibilidad de desplegar dispositivos para evitar o dificultar el paso del oponente a un área (sistemas de denegación de acceso y de área, denominados A2/AD) para restringir el empleo de medios aéreos al enemigo va en aumento, y esto tenderá a acentuarse en el futuro, con más países capaces de desplegar estos sistemas A2/AD y con mayores capacidades incorporadas en ellos.

Por ello, la contribución de la DAA se materializará mediante acciones de protección antiaéreas (integradas en el sistema de defensa aérea), y mediante el apoyo a la gestión o control del espacio aéreo, dada la previsible proliferación en su empleo en los futuros escenarios de actuación de las fuerzas terrestres —helicópteros, Sistemas Aéreos Pilotados de forma Remota (RPAS), Artillería de Campaña, morteros, medios de Artillería Antiaérea, etc.—.

El empleo de sistemas A2/AD por parte del adversario impedirá garantizar la superioridad área. Por ello, será necesario disponer de sistemas de DAA de altas prestaciones para alcanzar, al menos, la paridad área. Además, las fuerzas terrestres deberán disponer de unidades de Defensa Antiaérea de baja y muy baja cota en función del escenario de actuación.

Las nuevas tendencias en la forma de combatir y el desarrollo tecnológico marcan el camino de la evolución de la DAA para dar la mejor respuesta ante los nuevos escenarios.

 

LA DAA EN LA BRIEX.

La BRIEX 2035 dispondrá de capacidad para constituir cuatro unidades de defensa antiaérea, para el apoyo de sus grupos de combate y el núcleo de tropas de Brigada. Con sus medios contribuirá a la gestión del espacio aéreo en los niveles de Brigada y grupo de combate. Estará dotada de sistemas de armas con capacidad de combatir todo el espectro de la amenaza, en la burbuja de grupo de combate, a baja y muy baja altura, mediante sistemas duales de misil baja-muy baja cota (9-10 km / 6.000 m), sistemas duales cañón (5.000 m) y energía dirigida (5.000 m), sistemas de interferencias electromagnéticas contra RPAS, y sistemas mixtos cañón y misil.

 

 

TENDENCIAS EN LA FORMA DE COMBATIR / RESPUESTA DAA
Posible aparición de fuerzas enemigas de cierta entidad prácticamente en cualquier lugar. Refuerzo de los medios de defensa inmediata de las unidades de DAA.
Presencia física de población civil en el campo de batalla y “presencia virtual” de una audiencia potencialmente mundial a través de los medios de comunicación y de las redes sociales. Disposición de medios no letales de neutralización de la amenaza aérea, especialmente en las operaciones que se ejecuten en ambientes distintos del de combate de alta intensidad.
Proliferación de actores estatales y no estatales Necesidad de disponer de medios C-RPAS en todos los escenarios y de capacidades anti-misil en operaciones distintas del combate de alta intensidad.
El combate en zona urbana será cada vez más frecuente, ya que se prevé que más gente viva en ciudades y aumenten el número de megaurbes. Uso intensivo de RPAS, tanto por parte del adversario como por las fuerzas propias, por las implicaciones de mayor letalidad, riesgo de daños colaterales, visibilidad reducida, etc. En el combate de alta intensidad, se sumará al empleo de aviones y helicópteros.
TENDENCIAS EN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS / IMPLICACIONES DAA
Automatización de muchas de las labores repetitivas y mecánicas que desarrollan los operadores gracias a la robótica. Reducción de sirvientes y de la necesidad de personal en los elementos de apoyo.
Automatización de acciones que hoy requieren la intervención humana gracias a la inteligencia artificial. Un sistema de DAA podría ser capaz de completar el ciclo de combate (detección, identificación, seguimiento y empeño) sin intervención humana.
Las tecnologías de la información futuras mejorarán la integración de todos los elementos de la maniobra. Ejecutar “fuegos en red” y reducción de las necesidades de personal y de elementos de mando y control.
El combate en zona urbana será cada vez más frecuente, ya que se prevé que más gente viva en ciudades y aumenten el número de megaurbes. Uso intensivo de RPAS, tanto por parte del adversario como por las fuerzas propias, por las implicaciones de mayor letalidad, riesgo de daños colaterales, visibilidad reducida, etc. En el combate de alta intensidad, se sumará al empleo de aviones y helicópteros.
Expansión de las capacidades de análisis de grandes cantidades de datos. Mejorar las capacidades de adquisición (que incluye detección, identificación y localización) de los sistemas de DAA y la Inteligencia sobre actividades e intenciones del enemigo.
La nanotecnología permitirá reducir el volumen de los componentes electrónicos y su nivel de consumo. Municiones y misiles más ligeros, con mayor velocidad y mayor precisión.
La mejora en los sistemas de generación y almacenamiento de energía. Incremento de la autonomía logística de las unidades.